FACUA detecta diferencias de precios de hasta el 1.036% entre clínicas dentales por un mismo tratamiento

Después de comparar los resultados obtenidos en el estudio realizado sobre precios estimados de cuatro habituales tratamientos odontológicos en 150 clínicas dentales de catorce ciudades, FACUA-Consumidores en Acción ha detectado en algunos de los casos diferencias que llegan a alcanzar hasta un 1.036% en el importe de un mismo tratamiento (ver tablas), algo que pone de manifiesto que los márgenes de beneficio que se mueven en el sector pueden llegar a ser más que abusivos.

Por tanto, se trataría de pagar más de once veces más por el mismo servicio en función de cuál sea el establecimiento elegido, con diferencias de hasta 228 euros en el caso de una extracción dental.

Teniendo en cuenta que las clínicas dentales más económicas cobran 22 euros por una extracción sencilla, 24 euros por un empaste simple, 12 euros por una limpieza dental y 100 euros por una endodoncia monorradicular con reconstrucción básica, FACUA se pregunta qué márgenes de beneficios alcanzarán los centros consultados que llegan a facturar nada más y nada menos que 250, 147, 110 y hasta 480 euros, respectivamente, por tratamientos de idéntico diagnóstico.

De los 198 centros encuestados telefónicamente por FACUA durante el pasado mes de julio para este estudio, fueron 141 los que facilitaron información telefónica completa sobre los precios de estos cuatro tratamientos, mientras que en nueve se limitaron únicamente a ofrecer uno o algunos de ellos. En cualquier caso, las tarifas requeridas siempre fueron solictadas de manera orientativa y en todo momento teniendo en consideración el criterio posterior de los profesionales en sus propios diagnósticos definitivos.

Así las cosas, los cuatro tratamientos sondeados han sido concretamente extracciones sin intervención quirúrgica compleja sobre muelas no fragmentadas, empastes simples de piezas molares, limpiezas dentales básicas y endodoncias de un solo conducto con obturación.

Las ciudades del territorio nacional en las que se ha realizado el estudio han sido Badajoz, Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Murcia, Palma de Mallorca, Santa Cruz de Tenerife, Santiago de Compostela, Sevilla, Toledo, Valencia, Valladolid y Zaragoza.

Si el usuario compara precios dentro de una misma ciudad puede encontrar diferencias máximas de hasta el 1.036% en Barcelona si va a realizarse una extracción, del 367% si busca dentista para un empaste también en la capital catalana, del 400% en Sevilla por una limpieza bucodental y de un 336% nuevamente en la Ciudad Condal si lo que necesita es una endodoncia monorraticular.

Extracción

En el caso de las denominadas extracciones o exodoncias, la tarifa media en el ámbito de las catorce ciudades es de 54,21 euros. Cuando el personal de las clínicas encuestadas requería información sobre la pieza a extraer, se les aclaraba que se trataba de un molar y no de un cordal (la muela del juicio), dado que estas intervenciones suelen ser más caras. FACUA recuerda que la extracción es una intervención que cubre la Sanidad Pública.

De los 147 centros que facilitaron el importe de sus extracciones, la clínica con el precio más elevado se localizó en Barcelona, pidiendo 250 euros por esta intervención. Pero también en la capital catalana, además de en Zaragoza, es donde se encuentran los dos establecimientos con el coste más económico, sólo 22 euros. El margen entre estas dos clínicas y la primera es de 228 euros, alcanzando la friolera de un 1.036% de diferencia.

La mayor oscilación en los precios de esta intervención dental se ha encontrado, por tanto, en Barcelona, donde las tarifas van de 22 a 250 euros, con el ya referido incremento porcentual del 1036%. Las menores variaciones se han encontrado en las clínicas encuestadas en Badajoz, tan sólo un 60%, con tarifas que oscilan entre los 25 y 40 euros.

En cuanto al precio medio por ciudades, el más elevado se calcula en Barcelona, con 72,20 euros, y el más económico en Badajoz, con 31,60 euros, siendo la diferencia de un 128%.

Empaste

La obturación o empaste es un tratamiento muy común que consiste en la eliminación del tejido dental afectado por caries y en el relleno de la cavidad resultante con distintos materiales, a día de hoy esencialmente el composite, en detrimento de la amalgama, mucho menos utilizada en la actualidad.

De este modo, se logra el restableciendo de la anatomía y funcionalidad de la pieza dentaria. Esta intervención tiene una tarifa media en el total de las 147 clínicas incluidas en el estudio de 53,56 euros (se trata de empastes que no implican una reconstrucción completa).

Hay que tener en cuenta que muchos dentistas plantean distintos precios para el mismo tratamiento en función de su complejidad, por lo que para establecer la comparativa de costes más exacta posible se ha sido muy específico en el supuesto diagnóstico más simple y básico de este trabajo.

La clínica dental con el precio más alto por la práctica de un empaste de las 146 que han facilitado su importe se encuentra en Valladolid y cobra por la obturación 147 euros. La tarifa más barata para este tipo de intervención se ha hallado en una clínica de Badajoz, con un coste de 24 euros. La diferencia entre ambos establecimientos en lo referente a esta clase de empastes alcanza los 123 euros, nada menos que un 513%.

Barcelona vuelve a ser donde se han detectado mayores diferencias de precios entre las clínicas encuestadas, siendo de hasta un 367% (de 30 a 140 euros). Santa Cruz de Tenerife es, por el contrario, la ciudad con menor oscilación de precios entre los centros objeto del estudio, alcanzando la variación un porcentaje del 86% (entre 35 y 65 euros).

Por lo que se refiere al precio medio por ciudades, el más elevado se calcula en Valladolid, con 69,72 euros, y el más económico de nuevo en Badajoz, con 41,50 euros, siendo el margen de diferencia de un 68%.

Limpieza dental

Otro de los tratamientos más frecuentes consultados es la tartrectomía o limpieza dental, que consiste en un trabajo de higiene bucodental a base de flúor para la eliminación de la placa bacteriana, depósitos de tártaro (sarro), restos alimenticios y/o manchas que se acumulan sobre los dientes, con el fin de evitar la aparición de caries y otros problemas en encías como la gingivitis y la enfermedad periodontal.

La tarifa media de la limpieza estándar correspondiente a las catorce ciudades es de 49,80 euros por sesión, según los datos obtenidos en el estudio, tras solicitar las condiciones del tratamiento y realizar una estadística a partir de servicios de similares características técnicas.

La clínica más cara de las 147 que han facilitado sus precios llega a cobrar por este servicio 110 euros y se encuentra en Valladolid, costando tan sólo 12 euros en un centro de Sevilla. Ocasionalmente es un servicio que se presta gratuitamente en algunas clínicas como técnica de captación promocional o fidelización comercial de clientes.

La diferencia entre la tarifa del establecimiento más caro y del más asequible es por tanto de 98 euros, el 817%. La horquilla de precios más amplia obtenida en el estudio es la de Sevilla, con tratamientos que oscilan entre los 12 y los 60 euros, un 400%. La menor variación de tarifas se ha encontrado en las clínicas encuestadas en Santiago de Compostela, donde los precios muestran una oscilación del 71%, entre 35 y 60 euros.

En lo concerniente al precio medio por ciudades, el más alto se calcula en Valladolid, con 65 euros, y el más reducido en Valencia, con 37,10 euros, siendo el margen de diferencia de un 75%.

Endodoncia

El cuarto y último tratamiento objeto del estudio ha sido la endodoncia, lo que comúnmente se conoce como “matar el nervio”, que consiste en la eliminación de la pulpa dental (compuesta por nervios y vasos sanguíneos y situada en el interior de los conductos de las raíces de los dientes) cuando está afectada, la limpieza de los conductos de las raíces y el sellado posterior de los mismos con el fin de evitar el crecimiento bacteriano en su interior.

El precio de una endodoncia en un diente incisivo lateral inferior -de un solo conducto- con la posterior reconstrucción -pero sin empleo de perno ni corona e independientemente de llevarla a cabo en una, dos o tres sesiones- se sitúa en una media de 204,73 euros sumando el total de las 143 clínicas encuestadas que han facilitado su precio.

El importe más alto que se pide son los 480 euros que cobran en una clínica dental de Barcelona. En contrapartida, un centro de Santiago de Compostela posee la tarifa más ajustada, haciendo la endodoncia con reconstrucción por tan sólo 100 euros. Son de esa manera 380 los euros de diferencia, estableciendo un porcentaje del 380%.

La ciudad donde varían más los precios de las endodoncias en los establecimientos analizados es Barcelona, donde el coste oscila entre los 110 y los 480 euros, con una diferencia del 336%, siendo la ciudad con menor fluctuación Badajoz, donde las clínicas consultadas se mueven en un margen que va de los 130 a los 200 euros, un 54%.

En las intervenciones de endodoncia con reconstrucción, el precio medio por ciudades arroja que Valladolid es la que lo tiene más elevado, con 251,70 euros, mientras que la media más asequible se encuentra en Badajoz, con 157,40 euros, siendo la diferencia global de un 60%.

FACUA demanda inspecciones

La asociación reclama al Ministerio de Sanidad y Consumo y a las comunidades autónomas que emprendan campañas de inspección coordinadas sobre las clínicas dentales.

A este respecto, debe ser severamente sancionado el intrusismo profesional por parte de auxiliares de clínica o protésicos dentales que ejercen funciones propias de un licenciado en odontología o la especialidad médica de estomatología. También las clínicas que carezcan del instrumental mínimo, las licencias y medidas de seguridad necesarias para desarrollar su actividad.

FACUA considera necesario que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad modifique el Real Decreto 1.594/1994, de 15 de julio, que desarrolla la Ley 10/1986, reguladora de la profesión de odontólogo y las de otras profesiones relacionadas con la salud dental, para incorporar en él de forma expresa la obligación de mostrar listas de precios que garanticen el cumplimiento de ese derecho a la información, a fin de evitar el vacío legal e interpretaciones interesadas por parte del sector.

Actualmente, el citado Real Decreto sólo señala que el paciente puede exigir un “presupuesto estimativo”, pero ni siquiera establece la obligación del dentista de informarle de este derecho.

 

Source: www.facua.org

See on Scoop.itCuéntamelo España

El caso Pujol, sólo un ejemplo de cómo el poder político ha funcionado en las últimas décadas

Una vez que finalice el mes de agosto la justicia tendrá que ponerse las pilas para investigar en profundidad todas las fechorías de la familia Pujol de los últimos 35 años, aunque por el momento la noticia solo se ha convertido en uno de los culebrones del mes de agosto, para entretenimiento de propios y ajenos. El asunto es de tal gravedad que puede remover las cloacas del poder de las últimas décadas, y salpicar a decenas de políticos que hasta la fecha creían estar libres de sospechas. Y es que del 3% exigido que decía Maragall en el año 2005, que en algunos casos era del 5%, e incluso más, muy pocos se salvan en todo el territorio español; y más de uno acostumbraba a apropiarse para sí de parte del dinero ilegal destinado para la financiación irregular de su propio partido. Pura delincuencia política de alto standing, que ha gozado de una escandalosa impunidad.

Nadie en su sano juicio se puede creer que el dinero oculto en paraísos fiscales proceda de una herencia. De ser así sería fácilmente demostrable con la documentación que así lo acredite, y en un pispás todo quedaría resuelto. El delito fiscal por no declarar la fortuna recibida podría estar prescrito, y el haberse acogido supuestamente la familia Pujol a la amnistía fiscal haría el resto para exonerarse de responsabilidades penales. Pero el asunto tiene un calado mucho más profundo, del que tienen conocimiento los que han rodeado al “venerable” durante sus 23 años de mandato ininterrumpido, incluido el propio Mas.

Al mismo tiempo que  vamos conociendo detalles de la fortuna de Jordi Pujol, y sospechamos cómo la ha conseguido, con cierta perplejidad le vemos paseando al estilo capo de la camorra por una de sus grandes mansiones, muy posiblemente mantenida o adquirida, al menos en parte, con dinero de procedencia ilegal. Tal parece  que la alta delincuencia de nuestro país tiene bula para burlarse del resto del mundo, luciendo palmito con el saqueo de caudales públicos.

El Fiscal General del Estado, tan promiscuo en otros menesteres, parece estar ausente y huido del escándalo de la familia Pujol, como si la  cosa no fuese con él, olvidándose que es el máximo responsable de perseguir, con la máxima diligencia y celeridad, estos comportamientos irregulares que, por su gravedad y la alarma social que ocasionan, requerirían un tratamiento muy distinto. A Jordi Pujol debería de habérsele retirado ya el pasaporte, sin descartarse la petición de prisión preventiva para impedir que destruya pruebas incriminatorias, o desvíe su dinero a otros paraísos fiscales aún más opacos. Aunque lo más probable es que Torres-Dulce esté pendiente de recibir instrucciones del Gobierno de la nación, que fue quien le designó y controla todos sus movimientos y decisiones. Y ya sabemos como se las gasta Don Mariano en estos temas, máxime cuando una investigación en profundidad le puede pasar factura por el efecto boomerang.

Resulta lamentable  que en esta ocasión, y ya van demasiadas, el sindicato Manos Limpias, de ideología ultraderechista, haya  tenido que tomar la iniciativa para hacer arrancar con su querella la máquina judicial. Y ahora dependerá de la buena o mala voluntad del juez instructor, para que eso vaya a más, o se quede en nada. Porque Jordi Pujol sabe mucho, puede hacer rodar muchas cabezas si deciden cortar la suya, y el propio sistema democrático de los últimos 35 años pueda saltar por los aires.

Jordi Pujol se hizo famoso en las últimas décadas en Cataluña por muchas cosas, entre ellas la de gozar de un poder tan absoluto que le convertía en un intocable más de nuestra reciente democracia, gozando  de una escandalosa impunidad en sus actuaciones públicas y privadas, que comenzó por elcaso de la Banca Catalana, del que lo sabe todo el exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo. Su capacidad para presionar al gobierno central, a sabiendas de que su  partido se  había convertido en  una de las llaves de la gobernabilidad de nuestro país, hizo que desde Madrid se le consintiesen demasiadas cosas,  y su innegable astucia como político hacía el resto.

Durante todo su mandato como Presidente de la Generalitat hemos asistido a un intercambio constante de cromos entre Madrid y Cataluña, algunos de ellos envenenados, y son muchos los secretos que quedarán ocultos de por vida bajo las alfombras de la política. Pero si ahora estalla una bomba, se puede producir una deflagración en cadena, que afectará de manera especial  a los dos grandes partidos, PP y PSOE, ya metidos en indeseables casos de corrupción. Por eso es de temer que todo quede en nada, como siempre; y los partidos seguirán hablando de regeneración democrática, como ahora.  Todo un asco, con comportamientos propios de la mafia siciliana.

Fernando de Silva es abogado y autor del blog SInLaVeniA

Source: www.elplural.com

See on Scoop.itCuéntamelo España

R y Pepephone, las operadoras mejor valoradas por los usuarios

Las operadoras de telecomunicaciones R y Pepephone son las mejores valoradas por sus clientes, mientras que Orange es la que obtiene peor puntuación por parte de los suyos, según una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre los servicios prestados por estas compañías.

 

La encuesta ha sido realizada a 13.026 usuarios españoles, a quienes les han preguntado por el grado de satisfacción de su operador de telecomunicaciones.

Ocho de cada diez encuestados reconocen tener actualmente una oferta combinada de al menos dos servicios con el mismo operador.

Los principales operadores son por lo general mal valorados en la facturación y especialmente en la atención al cliente.

La telefonía fija es el servicio mejor valorado: R y Euskaltel son los operadores que mayor satisfacción generan entre sus clientes y, por el contrario, Vodafone y Orange son los que peor nota obtienen de los suyos.

En cuanto a la telefonía móvil, los encuestados valoran la cobertura y la calidad del acceso a internet en el móvil, además de la facturación y la atención al cliente.

Y Pepephone destaca ampliamente frente al resto, seguido por Simyo y Masmovil, mientras que a la cola se sitúan Vodafone, Jazztel Orange.

La satisfacción con internet es más baja que la de la telefonía fija y móvil. La baja velocidad y la falta de estabilidad se unen a los habituales problemas de facturación y atención al cliente de los servicios que penalizan los usuarios.

Al igual que en años anteriores, R es el operador de internet mejor valorado, seguido por Ono, Pepephone, Telecable y Euskaltel, y una vez más, según la OCU, Vodafone y Orange, los que peores valoraciones reciben.

La televisión de pago es el servicio que menos diferencias presenta en cuanto a la satisfacción de los usuarios ya que todas las compañías obtienen una valoración similar, con excepción de Orange, que es la peor considerada.

Además de en España, la encuesta se ha realizado en Bélgica, Italia y Portugal, pero la satisfacción media en nuestro país es la más baja de todos en cuanto a la telefonía móvil, el acceso a internet y la televisión de pago.

La baja satisfacción del servicio, según la organización, es una de las causas por las que en España más del 53% de los consumidores haya cambiado de operador, una frecuencia más alta que la de belgas, italianos y portugueses. Esa baja satisfacción provoca que más del 40 % de los clientes de Vodafone y de Orange se planteen cambiar de operador si alguien cercano les recomendara otra compañía.

El porcentaje se reduce al 27% en el caso de Movistar y es solo del 10% en el caso de Pepephone.

Por eso, la OCU denuncia que a pesar de ello las cláusulas de permanencia que aplican los operadores, “en muchos casos de forma abusiva”, dicen los clientes, “mantiene cautivos a muchos consumidores a pesar de su descontento con los servicios que les proporciona la empresa”.

La encuesta de OCU señala la facturación y especialmente los servicios de atención al cliente como los aspectos peor valorados por los consumidores, pero no todas las empresas tratan de forma incorrecta a sus clientes, ya que hay operadores, como Pepephone o como R que obtienen una alta valoración de sus servicios de atención al cliente.

Según la organización, esta estadística pone de relieve la necesidad de una ley que regule los servicios de atención al cliente que prestan las empresas para garantizar el respeto de los derechos de los consumidores.

Source: www.expansion.com

See on Scoop.itCuéntamelo España