Francisco Nicolás es nieto del capitán del CESID del 23F

Nuestras sospechas eran ciertas, “el #niño estafador” es algo más que un caradura con aires de grandeza. Fuentes de toda confianza me confirman que Francisco Nicolas Gomez Iglesias es nieto del ex-capitan de la Guardia CIvil y del #cesid, Vicente Gomez iglesias. El abuelo del “niño estafador”, estaba destinado en la Unidad Operativa de Misiones Especiales del  Centro Superior de Información de la Defensa (CESID). Fue detenido en 1981 y acusado de mediar entre mandos del CESID y  el teniente coronel Antonio Tejero dos días antes del golpe de Estado para obtener vehículos y material del CESID. Fue condenado a seis años de prisión y separación del servicio pero finalmente fue indultado en diciembre de 1984.

Son demasiados lazos familiares como para pensar que todo es mera coincidencia. La jueza debería investigar el parentesco existente entre el estafador y ex-miembros de la Guardia Civil y del CESID (actual #cni).

 

 

Source: diariodelapeste.es

See on Scoop.itCuéntamelo España

El consejero que pedía salud a la virgen para reducir el gasto sanitario

Francisco Javier Rodríguez, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, se ha convertido en foco de críticas por tratar de culpabilizar a la auxiliar infectada por ébola del contagio.

Hasta ahora se le conocía por ser el consejero de Sanidad cuya fórmula para ajustar el gasto sanitario era pedirle salud a la Virgen de la Paloma, pero Francisco Javier Rodríguez (Madrid, 1943) ha vuelto a ganar popularidad por tratar de exculpar al Gobierno de la Comunidad de Madrid del contagio de ébola de la auxiliar Teresa Romero.

Rodríguez aseguró que la trabajadora del hospital Carlos III “ocultó” a su médico de cabecera que estuvo en contacto con el misionero infectado en Liberia que fue traslado este verano al complejo hospitalario madrileño, Miguel Pajares. Según el consejero, esta omisión dificultó el diagnóstico de la auxiliar de enfermera los días previos a su ingreso en el centro sanitario, y también la acusó de “mentir sobre su temperatura corporal”.

Las diferentes matizaciones de esta declaración no han hecho sino empeorar su imagen. “Ha tardado días en reconocer que pudo tener un fallo al quitarse el traje. Si lo hubiese dicho antes habríamos ahorrado mucho trabajo”, ha dicho en televisión después de que Teresa Romero reconociera que pudo haberse tocado la cara después de quitarse el traje aislante con el que trató al misionero fallecido por la enfermedad.

Su obsesión por hacer de la negligencia de la auxiliar el origen del contagio minimizando la nefasta gestión del departamento de Sanidad de la región no ha tenido límites. “Tan mal no debía estar para ir a la peluquería”, apuntó en un programa de radio. Ninguna referencia a los escasos 15 minutos de formación al personal que atendió al religioso sólo para colocarse los trajes aislantes. Tampoco ha hecho referencia al desmantelamiento del único hospital especializado en enfermedades infecciosas, el propio Carlos III.

“Tan mal no debía estar para ir a la peluquería”, dijo

“Si tuviera que dimitir, dimitiría. No tengo ningún apego al cargo, soy médico y tengo la vida resuelta”, se jacta el consejero, licenciado y doctorado en Medicina y Cirugía, con especialidad en medicina interna y nefrología. No dimitió en 1990, cuando siendo jefe de la unidad de hipertensión del hospital Gregorio Marañón, además de diputado regional del PP, fue expedientado por “posibles faltas en el desarrollo de sus servicios”. Como consecuencia de esas “faltas” murieron dos personas en urgencias, colapsadas esa noche.

Entre sus cargos políticos se cuentan la presidencia del PP en Las Rozas (Madrid), donde fue concejal 15 años. También fue consejero de Telemadrid entre el 95 y el 2001, además de ser diputado en la asamblea de Madrid desde 1987. Accedió a su cargo actual tras la dimisión de Javier Fernández Lasquetty, que no logró llevar a buen puerto su plan de privatización de seis hospitales públicos y más de 20 centros de salud.

Ahora trata de tapar el desmantelamiento de la sanidad pública madrileña y su falta de recursos culpabilizando a una auxiliar que apenas recibió formación para tratar el ébola y que se debate entre la vida y la muerte en el hospital de Alcorcón.

Source: www.publico.es

See on Scoop.itCuéntamelo España

La leyenda del fronton de Ayerbe

dibujo-palacio-ayerbe

– Los Ayerbenses siempre han tenido fama de templados.
Sin duda, son buenos mozos, valientes y amantes del deporte. En Ayerbe eran típicas las “corridas al estilo del país” y el juego de pelota.

.
Antes de que se construyera el frontón, los mozos jugaban a pelota en la amplia fachada del palacio de Ayerbe, cosa que molestaba mucho a los señores que residían en él. Para evitar que el juego continuara los marqueses sembraron de herraduras toda la pared.
En cierta ocasión llegaron al pueblo unos extranjeros, a los que llamó la atención tantas herraduras en la pared y quisieron averiguar el porqué de tal manera de decorar la fachada. La pregunta molestó a los del lugar, e indignados contestaron que era costumbre del marqués de o lugar que cada vez que mataba o hacía matar a un hombre, generalmente si era extranjero, incrustaba una nueva herradura en la fachada. Atónitos por lo que acababan de oír, aviaron prestos las monturas y emprendieron viaje.

.
A Ayerbe también le sobra valor para defenderse, que son murallas de piedra los pechos “d’os” ayerbenses.
En Ayerbe, buenos mozos;
en Losanglis, regulares;
en Piamorrera, mocosos,
y en Biscarrués, los mejores.

Texto: Alfredo Claver

Palacio de los Urriés en Ayerbe (siglo XIX). Dibujo de Valentín Carderera Solano